sábado, 25 de diciembre de 2010

Historia de los límites territoriales entre México y Estados Unidos. Bicentenario de la independencia norteamericana ante el Imperio de España.

Bicentenario de EE.UU.

Por: Isaac Bigio (Internacionalista)

Los EE.UU. tienen como el día oficial de su independencia el 4 de julio de 1776. Sin embargo, en el 2010 hay más territorios de dicha potencia que han podido celebrar su bicentenario.

Las 13 colonias del Este que se independizaron hace 224 años tan sólo comprenden una décima parte del área de EE.UU. En cambio, otras zonas de dicha nación que suman aún más kilómetros cuadrados pueden estar conmemorando el bicentenario de sus respectivas independencias, aunque no ante el Reino Unido sino ante el Imperio de España.

Esta última potencia controlaba casi todo el sur y oeste de los actuales EE.UU. desde la Florida hasta California (Estados que retienen sus apelativos hispanos y una alta población latina). A fines de 1810 la zona que era conocida como La Florida Occidental (la costa del golfo de México que va desde el actual Estado de la Florida hasta el Mississippi) se proclamó como república y fue inmediatamente incorporada a EE.UU.

Las otras zonas, en cambio, se mantuvieron como parte de la Nueva España administrada por México, país que el 16 de setiembre de 1810 tuvo un alzamiento pro independencia. La ola revolucionaria se centró en el altiplano mexicano y poco se extendió a sus lejanas fronteras del norte, pero esa es la fecha en la cual México (que llegó a controlar el grueso de esas zonas) celebra su independencia.

Los procesos de independencia de la Norteamérica británica y de la española tienen en común el haber dado paso a repúblicas federales. Sin embargo, sus desarrollos fueron diferentes.

La Nueva Inglaterra tenía múltiples cultos, se basaba en colonos británicos y se separó de su corona a través de un proceso gradual que se inició con choques económicos y acabó en un enfrentamiento frontal entre americanos y europeos.

Los EE.UU. pasaron de tener una monarquía republicana (en Londres ésta estaba controlada por un Parlamento) a una república monárquica (donde se excluía a los negros esclavos y a los indios empujados fuera de sus fronteras).

La Nueva España, en cambio, era fervientemente católica. Su rebelión fue liderada por sacerdotes que mostraban como su símbolo a la Virgen de Guadalupe. La base social de dicho movimiento fueron los mestizos.

La guerra civil que allí se produjo se pareció más a la que había en la Vieja España (guerrillas con fuerte participación campesina y popular) que a la que entonces se daba en la Suramérica liderada por caudillos criollos. En la América hispana pelearon americanos en ambos bandos, pues los españoles poco combatieron allí y hasta 1814 se concentraron en querer liberar a su patria de la conquista francesa. Es más, muchos indígenas preferían aliarse a los realistas contra los criollos.

Mientras los colonos británicos fueron republicanos conservadores, los criollos y mestizos hispanoamericanos fueron inicialmente realistas que pedían restaurar al rey Fernando VII apresado por Napoleón. México inicialmente llegó a ser un imperio.

Cuando México nació, su territorio era 5 veces mayor que el del primer EE.UU. Mientras el primero perdió el 60% de sus iniciales 5 millones de kms2 debido a separatismos y guerras internas y a que no se modernizó oportunamente, el segundo multiplicó por 10 su área y se favoreció de su inicial espíritu capitalista y liberal.

Los EE.UU. de hoy tienen más zonas que fueron parte de España o México que de las originales 13 colonias, mientras que hay un proceso de crecimiento hispano muy grande en su interior.

Fuente: Diario Correo (Perú). 21 de Diciembre del 2010.
Recomendado: