miércoles, 2 de febrero de 2011

Haití y la primera independencia latinoamericana. François-Dominique Toussaint Louverture y Jean-Jacques Dessalines, héroes de la lucha anticolonial.

210 años de la primera independencia hispanoamericana

Por: Isaac Bigio (Internacionalista)

Desde el 2009, una serie de repúblicas latinoamericanas vienen celebrando cada una el bicentenario de su primer grito de independencia. Sin embargo, la primera colonia española que logró expulsar a los peninsulares lo hizo casi una década antes. Se trató de Santo Domingo, quien fue, precisamente, también el primer enclave que tuvo Madrid en el Nuevo Mundo.

A fines de enero de 1801, los esclavos que habían expulsado a los franceses de la parte occidental de la isla tomaron la parte oriental de ésta deponiendo a los españoles y aboliendo la esclavitud. Esta gesta fue liderada por François-Dominique Toussaint Louverture (1743-1803), hijo de un rey de Benín quien fue capturado y esclavizado.

Mientras la lucha contra la corona española fue encabezada varios años después por descendientes blancos de europeos que eran mestizos o de la élite criolla (como Miranda, Bolívar, el cura Hidalgo o San Martín), las actuales repúblicas de Haití y Dominicana fueron inicialmente liberadas por los estratos sociales y raciales más oprimidos que hayan tenido las Américas.

Toussaint tiene, además, el mérito de haber derrotado a los ejércitos de las tres grandes potencias de su tiempo: Francia, España y Gran Bretaña.

Sin embargo, el Estado que él impuso en toda la isla en enero de 1801 no duró mucho, pues los franceses reconquistaron toda ésta y luego lo llevaron a él a Francia, donde murió en una cárcel, en abril de 1803.

La independencia que él logró fue la primera en América Latina, el Caribe y también en el mundo negro de entonces.

Jean-Jacques Dessalines, uno de sus comandantes, prosiguió la lucha contra los franceses hasta liberar el oeste de la isla donde él, en 1804, se proclamó Emperador de Haití. La parte oriental siguió en manos de Francia hasta que en 1808 retornó a España. La que hoy es la República Dominicana pasó por varias crisis: Haití la invadió varias veces, fracasó en entrar a la Gran Colombia de Bolívar, fue la única excolonia española que retornó voluntariamente a España y también contempló incorporarse a los Estados Unidos (en donde hoy reside un amplio porcentaje de sus nacionales y que luego la invadió).

La historia de esta isla es una de las que más ha influido en toda la región. Ésta fue visitada por Colón en su primer viaje de 1492. A ella se la bautizó como La Española, aunque entonces tenía, según diversas fuentes, entre algunos cientos de miles y uno o dos millones de habitantes taínos.

Los taínos de allí, de Cuba, Puerto Rico, Jamaica y de otras Antillas no sobrevivieron a las plagas y la explotación. Dos siglos después estaban casi extinguidos. De allí que el Caribe tuvo que ser repoblado, pero despoblando al África. Cientos de miles de esclavos se convirtieron en la mayoría de la población en gran parte de las costas atlánticas sud-centro americanas.

Toussaint trajo el fuego de la libertad a sud y centro América. Sin embargo, como las élites criollas de EE.UU. y de las grandes potencias no querían abolir la esclavitud, el país que él liberó fue aislado, dividido y obligado a pagar una tremenda deuda por reparaciones que lo subdesarrolló. Hoy Haití es la república latinoamericana más pobre, castigada e inestable, y también la única patrullada por tropas foráneas.

Fuente: Diario Correo (Perú). 31 de Enero del 2011.
Recomendado: