miércoles, 12 de enero de 2011

Efectos del cambio climático sobre Australia. Inundaciones y plagas.

Australia y el cambio climático

Autor: Guillermo Giacosa (Periodista)

La naturaleza muestra, en la rica y siempre elogiada Australia, aquello de lo que es capaz cuando se alteran sus ritmos. Lluvias torrenciales e inundaciones, cuya área total es más grande que Francia y Alemania juntas.

Básicamente en su región más poblada, demandará para su reconstrucción 6 billones de dólares de los Estados Unidos. Hay ya 200,000 personas sin casa y la industria de las minas de carbón, oro y otros metales está paralizada, junto con sectores importantes de la agroindustria.

En algunas ciudades han aparecido culebras venenosas en cantidades asombrosas, nadando por las calles convertidas ahora en canales y una mosca negra mutante, poco conocida en Australia, ha emergido de las tierras inundadas con un veneno irritante y aún sin investigar. Los mosquitos se han incubado en cantidades de plaga. Según un criador de cocodrilos, ya hay peligro de que ese animal en su variedad de agua salada entre en las ciudades y pueblos buscando comida porque las inundaciones destrozan su fuente normal de alimentación.

Los hospitales públicos en la zona afectada evacuan a sus pacientes por helicóptero a otras ciudades donde los nosocomios padecen una crisis permanente por falta de recursos. Según el pronóstico del centro nacional de meteorología, los diluvios continuarán sin cesar por lo menos durante una semana más y hay unos 15 ríos caudalosos que aumentarán las inundaciones. Los pueblos originarios, que ya padecen malnutrición y una alta tasa de suicidios, son los más afectados y sobreviven penosamente gracias al auxilio de organizaciones no gubernamentales.

Las causas de todo esto según Robert Austin, un académico australiano, se originan en “el dominio de la agricultura por monopolios transnacionales, la falta de una política nacional para revitalizar a los ríos y para detener su irresponsable explotación por la agroindustria. Además, en el plano humano, de la negligencia sistemática de los gobiernos por la salud y bienestar de los pueblos originarios”.

Fuente: Diario Perú 21. Mié. 12 ene '11.