domingo, 3 de octubre de 2010

Anita Fernandini de Naranjo (1908-1982), primera mujer en ocupar el sillón municipal.

La primera alcaldesa de Lima

Anita Fernandini de Naranjo fue designada por la Junta Militar en 1963 y prohibió el striptease en la capital.

Corría el año 1963, cuando por primera vez en la historia del Perú, una mujer asumió las riendas de la Municipalidad de Lima. Su nombre: Anita Fernandini de Naranjo.

Aunque fue designada por la Junta Militar que encabezó Nicolás Lindley López, doña Anita se ganó el respeto de los limeños y el odio de las bailarinas de esa época. La razón de este rechazo fue que la sexagenaria mujer, considerada como una de las más acaudaladas del Perú durante el Siglo XX, prohibió las funciones de striptease en la capital, hecho que motivó la ira de las vedettes, e incluso una de ellas, Elsa Moreno, protestó desnuda en la puerta del municipio contra dicha prohibición.

Pero eso no es todo. Durante su gestión edil, la alcaldesa Fernandini de Naranjo ordenó limpiar los techos de las casas de la capital y mandó a tapar los genitales de las esculturas de la Escuela de Bellas Artes. A pesar de esto, doña Anita fue considerada como una mujer generosa y benefactora, que se propuso construir (aunque no lo logró) una basílica para Santa Rosa de Lima.

En 1964, la alcaldesa fue sucedida por Luis Bedoya Reyes, quien venció en las elecciones municipales y será recordado por ser el constructor del zanjón de la Vía Expresa, una obra que perdurará en la historia.

Hoy, 47 años después, una mujer podría asumir nuevamente la Alcaldía de Lima, pero esta vez por votación popular. Este hecho es resaltado por las representantes de las organizaciones feministas como “Flora Tristán” y “Manuela Ramos”.

Para Diana Miloslavich, coordinadora del programa de participación política de la ONG “Flora Tristán”, el nuevo alcalde o alcaldesa debería reactivar la oficina “Proequidad” que se puso en marcha durante la gestión de Alberto Andrade. “Será una buena oportunidad para generar mejores condiciones de igualdad y seguridad para las mujeres”, señaló.

A su vez, Victoria Villanueva, representante de la ONG “Manuela Ramos”, expresó su confianza en que la persona que salga elegida como alcalde o alcaldesa de Lima disponga la creación de cadenas de solidaridad y prevención para aquellas mujeres que son víctimas de la violencia familiar.

Anita presente

La primera alcaldesa. Anita Fernandini de Naranjo (1908-1982) fue la primera mujer en ocupar el sillón municipal.

“Es un señalado honor que se me confiere y que lo considero más que como una distinción a mi persona, un homenaje a la mujer peruana. Con auténtica emoción cívica y patriótica me dispongo a trabajar con el mayor entusiasmo, por el bien de la colectividad y el progreso de mi ciudad naturalmente dentro de las limitaciones que tengo por el corto tiempo de mi gestión edilicia”, fueron sus primeras palabras como alcaldesa. Anita Fernandini Clotet fue la primera alcaldesa que tuvo Lima durante los años 1963 y 1964. Más conocida como Anita Fernandini de Naranjo, fue una mujer católica y piadosa, presidenta honoraria y vitalicia del Consejo Nacional de Mujeres y la primera en llegar al sillón municipal. Tras desempeñarse como teniente alcaldesa, la Junta Militar del Gobierno de Nicolás Lindley López la designó el 14 de marzo de 1963 como alcaldesa, después de aceptar la renuncia del doctor José Jacinto Rada. “El nombramiento de la Sra. Fernandini de Naranjo se efectuó con el voto aprobatorio unánime del Consejo de Ministros”, figura en la nota realizada por El Comercio el día de su nominación. A pesar de que las mujeres (mayores de 21 años que supieran leer y escribir o las casadas mayores de 18 años) habían obtenido el derecho a sufragar apenas 8 años antes, durante el gobierno del general Odría, el puesto de Anita Fernandini en el sillón edil fue tomado con mucho respeto y esperanza para la capital, pues se vivía en una época en que la crisis del servicio municipal de transporte ya estaba presente. Quedan para el recuerdo de su gestión la intención de hacer realidad el proyecto de la Basílica para Santa Rosa de Lima en el cerro San Cristóbal (idea inicial del sabio Pedro Paulet) y el haberle concedido las llaves de la ciudad a la Virgen del Carmen, patrona del criollismo.

Fuente: Diario El Comercio, suplemento cultural "El Dominical". 3 de Octubre del 2010.
Recomendado: