lunes, 12 de julio de 2010

España, Guillermo de Orange "El Taciturno" y el himno holandés (primero del mundo).

La Furia comió naranjas

Por: Aldo Mariátegui (Periodista)

LIMA No puedo menos que regocijarme con este triunfo español en el Mundial. Por muchas razones. Porque España juega bonito, cual equipo sudamericano de los de antes. Porque de allí venimos. Porque ya era hora de que gane uno nuevo. Porque allá me formé y trabajé. Porque de allí proviene la compañera de mi vida. Porque adoro su idioma, su literatura, su pintura, su cine, su arquitectura, sus danzas, sus artes, su cocina, sus paisajes, sus manchegos Quijotes y Sanchos, su temperamento, su ingenio... Porque al menos que gane la Madre Patria a falta de latinoamericanos en liza (aunque muchos guías cusqueños de ruinas suelten las barbaridades que ladran cuando pasean a los turistas y Velasco nos haya inoculado tanto odio contra España -y Chile- en nuestros libros escolares de historia).

De otro lado, Holanda no puede dejar de apenarme. Debe ser horrendo perder tres finales y siempre con buenos equipos (sobre todo en los Mundiales de Alemania y Argentina, donde eran superiores a los locales). Su gente es la más simpática de Europa, después de los españoles y portugueses.

El cosmopolitismo y la tolerancia que se respiran en Ámsterdam son únicos. Y como me decía un amigo, los neerlandeses estaban de locales en un país donde sus hijos los bóers (o afrikáners, porque se consideran una tribu tan africana como las negras. Son una mezcla de holandeses calvinistas con mercenarios alemanes de la Guerra de los Treinta Años y hugonotes o calvinistas franceses) dominaron hasta hace muy poco.

Y si bien España fue mejor y Holanda pateó demasiado (ese árbitro Webb era más lento aún que Richard), la historia hoy sería naranja si Robben define el gol en esos dos mano a mano que tuvo con Casillas. Quedar terceros otra vez... Es que Holanda siempre ha sido un casi. Por poco fue la potencia mundial dominante siendo la cuasi república de los "estatuders", cuando sus exploradores colonizaron Indonesia, lo que es hoy Nueva York (de allí vienen nombres como Harlem, Bronx o Brooklyn), el norte de Brasil y Sudáfrica, pero entre el inglés Cromwell y el francés Luis XIV abortaron esta potencia.

Otro detalle curioso es el himno holandés, llamado "El Guillermo", el primero en el mundo, pues data del siglo XVI -muy anterior al inglés "God sabe the King" (1745) y "La Marsellesa" francesa (1792)- y nace de una reacción patriótica contra la dominación española. Como se sabe, el Imperio Español tuvo su Vietnam en los Países Bajos, donde el Duque de Alba y Torquemada trataron de pacificar a estas provincias protestantes rebeldes con métodos que harían sonrojar a los nazis. Fue un conflicto muy largo hasta que se consiguió la independencia, siendo el luterano Guillermo de Orange (o naranja. De allí viene el color nacional holandés), conocido como "El Taciturno" (¡hablaba menos que Castañeda)!, quien lideró la revuelta antes de ser asesinado por órdenes de Felipe II ("Ofrezco una recompensa de 25,000 coronas al que mate a esa peste del conjunto de la cristiandad y enemigo de la raza humana").

"El Guillermo", obviamente en honor a "El Taciturno", está compuesto por 15 estrofas de ocho versos, cuyas letras iniciales forman el acróstico de Guillermo de Nassau. Sobresalen su primera y octava estrofa por su emotividad. La inicial reza: "Guillermo soy de nombre/De Nassau, Señor/A su Patria no hay hombre/Más fiel, con más fervor/Sin tacha, nada empaña/De Orange mi blasón/Al rey señor de España /Rendí yo siempre honor".

Le sigue una evolución de la opresión hispana, hasta llegar a la terrible octava estrofa: "Ni dolor ni laceria/Igualan dura ley /De saber en miseria/El buen país del Rey/Mi alma se atormenta/Oh noble pueblo y fiel/Viendo cómo te afrenta/El español cruel".

Bueno, lástima holandeses que "el español cruel" les afrentó una vez más. ¡Suerte para la próxima!

Fuente: Diario Correo. 12 de Julio del 2010.
.
Recomendado:

2 comentarios:

Ticio dijo...

Muy interesante el repaso histórico para recordar la relación entre Holanda, los Orange y España.
Ellos jugaron a sacarnos del partido y a confiar en sus individualidades, mientras que España trató de mantener el juego en equipo. Este grupo de deportistas son una muestra de lo mejor del país.
Saludos.

EDDY W. ROMERO MEZA dijo...

España siempre quiso jugar y Holanda siempre quiso jugar a que España no jugase. Ganó la mejor selección, triunfo el buen futbol. Felicitaciones amigos españoles.

Saludos.

Nota: cualquier protesta holandesa, que lleven la querella al tribunal de La Haya, joder.