jueves, 27 de mayo de 2010

Fundación del Estado argentino: Los actos fundacionales de la diplomacia argentina y las fuerzas armadas (29 de Mayo de 1810).

El Bicentenario del Estado argentino

Por: Rosendo Fraga
Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.

El 25 de mayo de 1810 se instala el primer gobierno patrio. Que el Presidente de la Primera Junta, Cornelio Saavedra, sus dos secretarios, Manuel Belgrano y Mariano Moreno, y cuatro de los seis vocales que la integraban fueran nacidos en el país, no deja duda sobre el significado y alcance del movimiento que se ponía en marcha.

Pero cuatro días después tiene lugar lo que en mi opinión es la fundación del Estado argentino. Es que el 29 de mayo tienen lugar los actos fundacionales de la diplomacia argentina y de las fuerzas armadas.

Matías de Irigoyen, un marino nacido en Buenos Aires que se había formado en España y que de retorno al país participa activamente del grupo promotor de la llamada Revolución de Mayo, es designado ese mismo día, mediante un Decreto de la Junta, como enviado ante la Corte de Inglaterra y el Gobierno de España.

El nombre de Irigoyen, que entonces tenía 29 años, había sido sugerido por Belgrano. La Junta, en un oficio, explica al gobierno británico con bastante detalle lo que había sucedido: desconoce la autoridad de la Junta de Regencia de España que sustituía al Rey y solicita al gobierno británico que proteja la conducta de Buenos Aires y la auxilie con los medios que necesita para hacerse respetar y sostener su alianza con Inglaterra. Solicita también la protección contra cualquier invasión extranjera y pide que impida los proyectos de la Corte de Portugal, instalada entonces en Brasil, para ocupar la Banda Oriental del Río de la Plata. Además, expresaba que deseaba adquirir pertrechos y armas para mantener la integridad de sus dominios y defender los derechos de Fernando VII, en cuyo nombre ejercía la autoridad.

El diplomático mantiene varias entrevistas con el Marqués de Welleslley, Ministro de Relaciones Exteriores británico y quien se compromete a intentar una mediación con las autoridades españolas y a detener las pretensiones de Portugal y de cualquier otra potencia que propusiera atacar a Buenos Aires. Respecto a la compra de armas, el gobierno inglés permitió que una partida de 8.000 fusiles y 6.000 sables que habían sido comprados por el embajador español en Londres por encargo del Virrey Cisneros, llegaran a Buenos Aires.

La misión incluía trasladarse después a España, para informar a las autoridades de la península sobre lo sucedido y neutralizar acciones militares hostiles, pero Irigoyen regresa sin cumplir esta gestión, dada la crisis política en la cual se encontraban las autoridades españolas.

El mismo 29 de mayo que se firma el Decreto designando a Irigoyen como enviado diplomático a Londres, se firma el que da origen a la Fuerzas Armadas.

La Junta dispone elevar los batallones de infantería existentes a 1.116 hombres, dejando para más adelante resolver sobre la Artillería y Caballería.

Ordena una rigurosa leva -incorporación obligatoria- que comprendía a todos los vagos y hombres sin ocupación y desde los 18 a los 40 años, y que volvieran al servicio de las armas quienes habían estado incorporados con motivo de las invasiones inglesas y no estuvieran ejerciendo algún arte mecánico o servicio público.

Disponía que el único vocal de la Junta que era militar, Miguel de Azcuénaga, se hiciera cargo de la ejecución de este Decreto, ante quien debían dar cumplimiento los alcaldes de barrio.

Pocas semanas después, sobre esta organización militar en gestación se envían los contingentes hacia el Alto Perú y Paraguay, destinados a imponer en el interior la autoridad de la Junta, que era resistida.

Que a cuatro días de la instalación del nuevo gobierno se haya puesto en marcha la actividad diplomática y militar, confirma que no se había tratado de un cambio de gobierno, sino de un régimen político.

Pero además, en mi opinión, esa fecha pone la piedra fundacional del Estado argentino. Lo que caracteriza a un Jefe de Estado es que ejerce ambas funciones, la conducción de las relaciones exteriores y el mando de la fuerza militar, pudiendo delegar de acuerdo al sistema político otras funciones de gobierno.

Y es la creación del Estado el 29 de mayo de 1810 el hecho que confirma la intencionalidad de gestar una nueva Nación, por parte de quienes protagonizaron el 25de mayo hace doscientos años.

Fuente: Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría

Recomendado: