miércoles, 4 de enero de 2012

Historia de los ultraortodoxos judíos. El sionismo y los ortodoxos judíos actuales.

"Judíos ortodoxos"

Por: Isaac Bigio (Historiador)

Uno de los hechos que ha sacudido a la sociedad israelí es que una mujer se negó a sentarse en la parte de atrás de un bus que va de Ashod a Jerusalén, tal y cual se lo exigían los ultraortodoxos que demandan una estricta separación de sexos en todas partes.

Al final ella persistió pues la ley está de su lado. No obstante el incidente ha demostrado cuanto poder han adquirido los que quieren que Israel devenga en una teocracia.
Los ultraortodoxos son una pequeña minoría dentro de los 15 millones de judíos del mundo, la misma que estaba en retroceso desde el avance del capitalismo liberal del siglo XIX, pero hoy éste se viene reanimando a la par que el fundamentalismo islámico.

Antes del siglo XX surgió el sionismo preconizando que los judíos debían tener su propio Estado para lo cual deberían retornar a Sión (Palestina). Los ortodoxos cuestionaron ello porque intentaban transformar a los judíos en una nación normal y secular, en vez de seguir siendo una religión minoritaria que se fortalece en medio de sociedades con religiones diferentes.

Aún hoy hay varias sinagogas que no aceptan a Israel. Un ortodoxo quien me invitó a su casa a pasar año nuevo hebreo me decía que en uno de los dos barrios judíos de Londres nunca se va a ver una bandera israelí y que su congregación quema éstas porque el sionismo quiere tornar al judaísmo de ser una religión de paz en un pueblo que hace guerras para imponer un estado hebraico sin el Mesías.

En sus inicios Israel era un Estado donde la mayoría de sus habitantes votaba por partidos socialistas y que desarrollaba granjas colectivas (kibutz), pero gradualmente este carácter se ha ido diluyendo. Muchos nuevos emigrantes judíos que provienen del Oriente o Rusia son anticomunistas o antiárabes.

Los ortodoxos han ido cambiando su actitud hacia Israel quien les da subvenciones y beneficios. En vez de desconfiar de él como antes hoy tratan de 'capturarlo'. Debido a que el sistema israelí se basa en mayorías parlamentarias y que todo nuevo gobierno requiere lograr ésta con el apoyo de uno o todos los partidos religiosos, los ortodoxos se mantienen en todas las distintas administraciones.

Israel, que nació pregonando ser un bastión de la democracia y el igualitarismo en el Medio Oriente, viene siendo absorbido por el fundamentalismo religioso que allí campea.

Fuente: Diario Correo (Perú). 03-01-12.