domingo, 12 de octubre de 2008

MÚSICA Y ESPERANZA.


Muchas veces siento que la desesperanza embarga mi alma. Pues las tristes noticias de la cotidianeidad me desbordan. Sin embargo la amistad de algunas personas, el cariño de mi familia, el amor de mi pareja, y el deseo de vivir, me hacen siempre recuperar la fe. Hace algunos días, experimente uno de esos momentos, donde me sentí tan conmovido, que requerí respirar profundamente y apreciar toda la belleza de lo que contemplaba. Se trataba de la interpretación musical de una dulce niña de 6 años. Ella, creo que brindo uno de los momentos más hermosos para muchos de los que la escuchábamos abiertamente con nuestro corazón. (Eddy Romero Meza)