domingo, 3 de julio de 2011

Historia de la desintegración de antiguas colonias y países independientes. Divisionismo y Unionismo de las naciones y países.

"¿Nueva Confederación Peruano-Boliviana? "

Por: Isaac Bigio (Internacionalista)

El presidente electo del Perú antes de asumir oficialmente el cargo estuvo en La Paz donde declaró que él quisiera hacer renacer a la Confederación Peruano-Boliviana de 1836-39.

Este planteo, así como otros referentes a política externa, estuvo ausente en el debate electoral presidencial. Sin embargo, en caso de pasar de ser un deseo a empezarse a buscar implementarse ello implicaría generar una tendencia unionista contrapuesta a la del mundo actual.

Hasta la fecha la dinámica de Hispanoamérica no ha sido la de reunificar diversas repúblicas sino a una mayor fragmentación. Del México postcolonial de 1821 se le escindió la federación centroamericana que poco después se fragmentó en 5 nuevas repúblicas, y luego Texas pidió su independencia para que ésta y más tarde el norte mexicano sean anexados a EE.UU.

En 1830 la Gran Colombia se dividió entre Venezuela, Ecuador y Colombia (de la cual en 1903 se escindiría Panamá). Los intentos de mantener unido al antiguo Virreinato de la Plata han fracasado como también toda posibilidad de unir a las antiguas colonias españolas del Caribe.

La isla Española hoy está escindida entre las repúblicas dominicana y haitiana. Las Antillas españolas fueron capturadas por EE.UU. en la guerra de 1898 dejando luego que Cuba se independizase, aunque una zona de ésta (Guantánamo) y Puerto Rico siguen bajo administración de Washington.

La tendencia a la atomización se ha exacerbado en el resto de las Antillas.

La Federación de las Indias Occidentales de 1958-62 dio paso a 14 países (la mayoría bajo el reinado de Elizabeth II, aunque sólo 4 como sus semiautónomas dependencias). Las Indias Occidentales Holandesas se han ido fragmentando a medida que la mayor parte de las 6 islas que las componen han votado por su separación.

A nivel mundial, por un lado, hay una tendencia a conformar bloques regionales pero, por otro, a la de la fragmentación de los Estados. Hasta hace medio siglo, la mayoría de los 54 países del África estuvieron unidos bajo la administración de Francia o Gran Bretaña.

En el Asia occidental al menos 8 nuevos países surgieron en la descolonización. La antigua India británica está hoy dividida en 5 repúblicas y la Indochina francesa en 3.

Desde hace 2 décadas las 3 federaciones "socialistas" de Europa del Este se han atomizado dando paso a 23 nuevos miembros de las Naciones Unidas, mientras que hay otros más que piden entrar a ésta.

Países que pueden reclamar un pasado nacional común (como Austria y Alemania o varios de Arabia) siguen separados. Los intentos de Libia, Egipto o Siria de unificarse entre ellos o con otros vecinos han colapsado.

Países como Gambia, Suazilandia, Mónaco, San Marino o Vaticano, pese a estar enclavados dentro de una nación mucho más grande, han persistido en mantener su independencia.

Tres excepciones a esa regla son las reunificaciones de Vietnam, Alemania y Yemen, aunque estos 3 casos son los de naciones históricas que mantuvieron una temporal división debido a que distintas partes de su territorio optaron por modelos socioeconómicos diferentes durante la Guerra Fría.

Fuente: Diario Correo (Perú). 29/06/11.

2 comentarios:

Juan dijo...

Una pena eso de la división nacionalista en América Latina. De todas formas, por lo que visto en mis viajes a América el sentimiento nacionalista y anti integrador está muy arraigado entre sus ciudadanos. He comprobado cómo los peruanos y chilenos se aborrecen; a su vez argentinos y chilenos también; ecuatorianos y peruanos; colombianos y venezolanos. Por contra, "el enemigo de mi enmigo es mi amigo", de ahí que los argentonos sean bien vistos en Perú, los chilenos en Ecuador, etc. En el caso de Perú y Bolivia, aunque no conozco Bolivia, creo que, por historia son muy similares. Estuve en Puno y no creo se diferencie mucho de La Paz. Antes de llegar los españoles eran parte del Tahuantinsuyu. Tras el virreinato se llamó a Bolivia el "Alto Perú". En esa época ya se hacían intentos de separales: Bolivia o Audiencia de Charcas, pasó al nuevo virreinato del Río de La Plata.
¿El interés de separar ambos países tenía su origen en intereses colonialistas españoles y en sus herederos criollos tras la emancipación de 1825? o ¿hunde sus raíces en la época prehispánica de aymaras anti incas y quechuas pro incaicos? La verdad es que este Bicentenario debería ser ejemplo para una unión confederal que seguro es la solución al subdesarrollo de la región.
Saludos.

EDDY W. ROMERO MEZA dijo...

Quizás el término “balcanización”, deba ser reemplazado por “sudamericarización”. El caso es que el permanente reto es la “integración regional”. Aunque para muchos solo representa un discurso de buenas intenciones, no por ello deja de ser válido. Nuestra semejanza social y cultural, sumado al hecho de compartir las mismas problemáticas, debe ser el camino para vincularnos más y lograr proyectos comunes de desarrollo inclusivo. La exacerbación de los nacionalismos es el mecanismo por el cual los caudillos y grupos de poder nos han hecho creer que nuestro progreso es ajeno al del otro. La mirada pequeña de los mezquinos, no nos permite apreciar el horizonte de una región o continente cuyas posibilidades son enormes.

Un fuerte abrazo, querido amigo.