martes, 7 de julio de 2009

La renovación de los partidos tradicionales y el problema de los liderazgos personalistas no institucionalizados.

Foto: Los últimos días de Haya de la Torre. Editora Matices. Wilbert Bendezú, 2009.

¿Renovación partidaria?

Martín Tanaka (Politólogo)

En los últimos días se realizaron elecciones internas en dos de nuestros partidos “históricos”, el Partido Aprista Peruano, fundado en 1930, y Acción Popular, en 1956. El PAP inició el proceso de elección de secretarios regionales y distritales que terminará con la elección de Secretario General, y AP acaba de elegir a su nuevo presidente, Javier Alva Orlandini, quien reemplazará al congresista Víctor Andrés García Belaunde. Los partidos están muy desprestigiados, se les percibe como espacios cerrados y excluyentes, por ello son muy importantes estos ejercicios de democracia interna, que deberían darse en todos los grupos políticos.

Partidos con tradición como el PAP y AP enfrentaron grandes desafíos a lo largo de su historia, y los lograron sortear con relativo éxito, lo que les permitió a ambos llegar en dos ocasiones a la presidencia mediante el voto popular. El PAP nació dando representación a nuevos sectores de trabajadores y populares en general hasta ese momento excluidos de un orden oligárquico. AP nació dando representación a nuevos sectores populares y medios resultado de la modernización del país ocurrida en la década del 50, y que no hallaban un espacio en medio del enfrentamiento entre el APRA y la oligarquía.

Estos partidos lograron además superar el más grande desafío organizacional más allá de la permanencia: sobrevivir al retiro o desaparición de su líder fundador, aunque no sin dificultades. El PAP sobrevivió a la muerte de Haya de la Torre a los 84 años en 1979, pero encumbrando a Alan García, quien funciona como una suerte de nuevo líder máximo, sin que haya una dinámica más plural dentro del partido. En AP, Fernando Belaunde recién dejó la presidencia del partido en 2001, a los 89 años, a Valentín Paniagua, quien por una serie de circunstancias excepcionales terminó siendo presidente transitorio entre noviembre de 2000 y julio de 2001. Su buena gestión podría haber ayudado a reactivar al partido, sin embargo Paniagua falleció en 2006, y el problema del liderazgo aún no ha sido resuelto. No es una buena señal que el nuevo presidente del partido sea Javier Alva Orlandini, de 82 años. No suena creíble que él será capaz de renovar y modernizar el partido.

La renovación de los partidos tradicionales enfrenta una paradoja: si bien los ciudadanos proclaman querer caras nuevas, en realidad no les prestan mucha atención a las desconocidas, por lo que las viejas se mantienen; y critican a los partidos por no ser democráticos, pero apoyan liderazgos personalistas no institucionalizados. En este cuadro, lo ideal sería que las caras viejas se dediquen a promover figuras nuevas, no a sustituirlas. Cabe destacar aquí el ejemplo de Luis Bedoya en el PPC, quien desde finales de los años 80 promovió nuevos liderazgos, hoy representados en la generación de Lourdes Flores, que superó las marcas electorales de los fundadores. Ese tipo de actitud es la que uno extraña en AP, así como en los partidos de izquierda.

Fuente: Diario La República. Martes 02 de junio del 2009.

2 comentarios:

Juan dijo...

Hola Edye. Ya me contarás cuáles partidos políticos forman el arco peruano parlamentario. ¿Es el APRA el equivalente al PSOE español?. Creo que en las elcciones e 2006 había una mujer candidata, creo que ese prtido es de derechas, luego está el partido de Oyanta. ¿Es de derechas el PAP? ¿Existe un partido comunista? ¿y un partido verde o ecologísta? Bueno pues ya queda muy poco para estar allá, no sabes las ganas que tengo de volver a estar en el Perú y disfrutar de la amabilidad de sus gentes.

EDDY W. ROMERO MEZA dijo...

Hola Juan. Bueno el horizonte político peruano es pobre y muy lamentable. Vivimos una crisis de partidos y además no se ha logrado consolidar instituciones democráticas. Respecto al número de partidos, frentes o alianzas, algunos señalan con ironía que en el mundo no existe nada más dividido que la derecha e izquierda peruana. Actualmente la agrupación política con mayor vigencia y apoyo popular es el APRA (Alianza popular revolucionaria americana), hoy PAP (partido aprista peruano). Sin embargo el joven partido aprista, nacido en 1930, dista mucho ideológicamente de lo que actualmente es. Su origen antiimperialista hoy es solo es anecdótico. Hoy es un partido sumamente conservador y de talante autoritario, como lo demostraron los reciente hechos de Bagua en la región Amazonas. Los demás partidos no merecen tal nombre, y eso explica en parte la inclinación autoritarista que predomina en la sociedad peruana.

Saludos Juan Pedro, espero noticias de tu pronta llegada a Lima (este monstruo de ocho millones de cabezas, como diría Congrains).