lunes, 27 de julio de 2009

Historia del milagro econòmico surcoreano.

Una lección de historia

Guillermo Giacosa (Periodista)

Una nota de varios autores africanos luego de la visita de Obama a Ghana contiene datos imprescindibles para ilustrar a los que viven del elogio del actual modelo económico. Siempre se compara los países que no han crecido lo suficiente, como Perú, por ejemplo, con Corea del Sur, que allá por los años 50 era mucho más pobre de lo que entonces se era por estas tierras.

Lea los datos históricos citados por los africanos y saque sus conclusiones. “El supuesto éxito económico de Corea del Sur se realizó contra las recomendaciones impuestas por el Banco Mundial a la mayoría de los demás países en desarrollo. Tras la Segunda Guerra Mundial, y concretamente en 1961, la dictadura militar en el poder en Corea del Sur se benefició de importantes donaciones de EE.UU. por 3,100 millones de dólares. ¡Más que el conjunto de los préstamos del Banco Mundial a los demás países del Tercer Mundo durante el mismo periodo! Gracias a esas donaciones, Corea del Sur no tuvo que endeudarse durante 17 años (1945-1961). Los préstamos exteriores solo empezaron a ser importantes desde finales de los años 70, una vez que la industrialización de Corea estaba muy avanzada. Así, todo empezó en Corea por una férrea dictadura que aplicó una política estatal y muy proteccionista. Esta dictadura la puso en marcha Washington después de la Segunda Guerra Mundial. El Estado impuso una reforma agraria radical en la que se expropió, sin indemnizaciones, a los grandes terratenientes japoneses. Los campesinos se convirtieron en propietarios de pequeñas parcelas de tierra (el equivalente a tres hectáreas como máximo por familia) y el Estado acaparó los excedentes agrícolas que antes recaudaban los propietarios japoneses cuando Corea era una colonia nipona. La reforma agraria sometió a los campesinos a fuertes obligaciones. El Estado fijaba los precios y las cuotas de producción sin permitir el libre movimiento de las fuerzas del mercado. Entre 1961 y 1979, la dictadura militar de Park Chung Hee estuvo apoyada por el Banco Mundial, aunque Corea se negó a seguir su modelo de desarrollo. En aquel momento, el Estado planificó con mano de hierro el desarrollo económico del país. La continuidad de la política de industrialización para sustituir la importación y la sobreexplotación de los obreros son dos de los ingredientes del éxito económico del país. La dictadura de Chun Doo Hwan (1980-1987) también estuvo apoyada por el Banco Mundial (a quien desoyeron en el sector automóvil)”.

“Cuando Obama dijo que 'Corea del Sur, trabajando con el sector privado y con la sociedad civil, consiguió establecer las instituciones que garantizan la transparencia y la responsabilidad’, omitió que el sector privado estaba claramente dirigido por el Estado y que la dictadura coreana 'dialogaba’ con la sociedad civil a punta de bayoneta: la historia de Corea del Sur de 1945 a principios de los años 80 está plagada de masacres y represiones brutales”. Hoy es un modelo. ¿Deberemos vivir sus vicisitudes para ser como ellos o habrá alternativas menos dramáticas?

Fuente: Diario Perù 21. Jueves 23 de julio del 2009.