jueves, 5 de abril de 2012

Significado del Autogolpe del 5 de abril. Entrevista al historiador Antonio Zapata.

5 de Abril de 1992

Antonio Zapata: No se necesitaba un golpe de Estado para llevar al Perú hacia el neoliberalismo.

Una de las banderas del fujimorismo es el llamado boom económico que se generó, supuestamente tras el Autogolpe que diera su líder Alberto Fujimori Fujimori hace 20 años. ¿Es válida esta aseveración? El historiador Antonio Zapata responde esto y analiza un hecho que marcó la historia contemporánea del Perú.
El reconocido historiador conversó brevemente con LaRepublica.pe sobre las implicancias, recuerdos y comparaciones que arroja el autogolpe que perpetró Alberto Fujimori el 5 de abril de 1992. ¿Cuándo empezó el crecimiento económico? ¿Son válidas las justificaciones que hoy repiten los fujimoristas al hablar de dicho tema?

José Miguel Silva @jomisilvamerino

¿Cuando Fujimori asumió en el 90, en algún momento se le cruzó por la cabeza que Fujimori podría hacer algo como el autogolpe del 92?

En el 90 no. Me pareció que el Perú daba un salto mortal al vacío, que no se sabía lo que iba a ocurrir, pero no tenía un pronóstico que el propio Presidente iba a dar un golpe de Estado.

¿Hubo una serie de hechos que pudieron desencadenar lo que pasó?

Para ese entonces el Congreso estaba en un conflicto cada vez más grande con el Ejecutivo, algo que nunca ha sido bueno en el país. Nuestra democracia es demasiado débil como para soportar un conflicto entre los dos principales poderes del Estado. Durante el siglo XX, todas las veces que hubo un conflicto entre ambos, la cosa terminó en Golpe de Estado. Un observador con algún conocimiento de la historia política peruana, podría ya haber notado que en el 91 que esto iba para más.

¿Teniendo en cuenta lo que se había informado de Montesinos y su cercanía a las Fuerzas Armadas, se podía por entonces esperar que éstas últimas se asocien al Presidente para un golpe así?

Montesinos era una figura de la cual se hablaba. De quien mucha gente tenía una mala opinión pues su trayectoria había sido mala. En los setentas había sido acusado de espionaje y en los ochentas defendió narcotraficantes. Entonces, la opinión que se tenía de Montesinos no era buena, pero sus grandes poderes, tardarían mucho tiempo en descubrirse.

Pese al transcurrir de los años, un porcentaje casi cercano a la mitad de peruanos consultados por el 5 de abril apoyan la medida. ¿Esta reducción progresiva del apoyo a una medida como tal podría ser más notoria en el futuro si la democracia se refuerza?

Si la sociedad democrática se refuerza en el futuro, pero eso no se puede asegurar ahora. El Perú es como una bola de billar, va del autoritarismo a la democracia con cierta regularidad desde hace muchos años y este movimiento oscilante, no sé por qué razones podríamos pensar que ha concluido.

La principal causa por la que los peruanos apoyarían hoy una medida como tal es la corrupción. ¿Qué opinión le genera esto?

La corrupción es una de las manifestaciones del desgobierno, de la falta de interés por la cosa pública, que normalmente preceden a los retornos al autoritarismo. Por esta causa la democracia se socava y va patinando en medio de escándalos de corrupción, enfrentamientos de autoridades, es en realidad la sensación de que las autoridades no se entienden, se enfrentan entre sí y el país está desgobernado. Aquí se entra al ocaso.

¿Hoy estamos muy lejos de un escenario así?

Yo no diría que ahorita estamos al borde de un nuevo autoritarismo, pero que la posibilidad está presente, claro que sí. Lo mismo pasaba con Toledo cuando éste tenía diez puntos de aprobación. La tentación de un autoritarismo está siempre presente en el Perú, a veces se sobrepasa, a veces no. En esta oportunidad, este año será decisivo. El caso Conga y cómo se afronte, será un ingrediente de las decisiones que se tomen este año, que redundará en la salvación o la perdición de la democracia.

Al justificar el autogolpe, el fujimorismo asegura que se derrotó el terrorismo y acabó con la hiperinflación. Sobre este último tema. ¿Cuándo se inició la recuperación económica del país?

Bueno, el neoliberalismo proviene del golpe del 92. Ahora, ¿el golpe del 92 era necesario para la reforma neoliberal? No. Porque el Congreso estaba dominado en ambas cámaras por congresistas del PPC, que siempre fueron neoliberales. No se necesitaba un golpe para girar el país hacia el neoliberalismo. No obstante, sí es verdad que la reforma neoliberal viene a partir de ese año.

¿Considera usted también que el país no abandona todavía una época post-Fujimori incluso 20 años después de lo ocurrido?

El Perú ya hizo una transición a la democracia, pero no ha logrado una firmeza suficiente para caminar sobre seguro por lo que lleva aún algunos elementos de autoritarismo que vienen del pasado.

¿Considera usted al fujimorismo un movimiento anti democrático?

Es un movimiento que se presenta a elecciones, que acepta las reglas del juego y en tanto ello que tiene características democráticas. No está conspirando con elementos militares para dar un golpe de Estado. No está alistando a sus militantes para una guerra civil, ni tampoco busca volar el Estado de derecho en pedazos. Lo que sabemos de su pasado es que de llegar al Poder, intentarían transformarlo desde adentro en un aparato cada vez más autoritario y dictatorial. Odría por ejemplo gobernó con Congreso. Autoritarismos con careta de democráticos abundan. Son pocos los gobiernos que son abiertamente dictatoriales. La mayoría son como autoritarismos con careta democrática. Fujimori, Odría, Benavides, Sánchez Cerro. Es un patrón peruano en el cual la pretensión autoritaria viene rodeada por un ropaje democrático y ambos se necesitan.

Teniendo en cuenta el recuerdo de los tanques en el Congreso. En 20 años cuánto ha cambiado la institución castrense en el Perú.

En esa época había Sendero, en esa época la guerra interna aún estaba en curso, estaba en el momento de mayor tensión. Hoy retrospectivamente sabemos que ese era el momento en que SL empezaba a desmoronarse, pero eso se sabe ahora y no en esa época. Ahí parecía que la guerra civil se devoraba el país entero y que el ejército sufría muchas bajas. La tensión que vivió en el ejército por ese enfrentamiento con Sendero hoy no existe. Bajas, salarios pésimos. Hoy el ejército está mucho más tranquilo, no tiene un enemigo interno al cual enfrentarse violentamente, si bien hay un problema de narcotráfico, la magnitud de los problemas de los noventas es incomparablemente superior a los de hoy. No creo que se esté elaborando un plan Verde para dar un golpe.

¿Cómo puede explicarse lo ocurrido el 5 de abril de 1992?

Fue un golpe buscado por el Poder Ejecutivo. Ellos se salieron de la Constitución, terminan con todos los otros poderes e imponen un breve periodo de dictadura que termina, no por voluntad de Fujimori, sino porque la comunidad internacional lo obliga. Una dictadura que a través de una constitución legitima un autoritarismo. Mismo procedimiento que se critica a Chávez o a Evo Morales.

Fujimori entonces llegaría a ser el maestro de estos dos personajes…

Es el maestro en el sentido de que es el antecedente de estos últimos autoritarismos, que son más bien de izquierda. En América Latina, antecedentes de ejecutivos que quieren barrer con la democracia, hay muchos. Augusto B. Leguía, por ejemplo. Fujimori sería el antecedente de los autoritarismos más contemporáneos. Yo encuentro un extraordinario entre el autoritarismo de Fujimori y el de Hugo Chávez.

Fuente: Diario La República (Perú). 5 de abril del 2012.