viernes, 28 de septiembre de 2007

Apuntes históricos



Cómo explicar “ la brecha inalcanzable en el desarrollo de los Estados Unidos y América latina ". ¿ Crecieron mucho y con más rapidez las economías que lograron insertarse precozmente en el comercio internacional ?. La luz del análisis histórico de hoy indica que sí. Acaso la discontinuidad democrática en Latinoamérica la dejara fuera de juego. Pero es indudable que las naciones que invirtieron más recursos en capital humano (educación) y aquellas que garantizaron al ahorro y la inversión, alcanzaron un mayor desarrollo. Tal vez es hora de hacerlo entre los ESTADOS DESUNIDOS DEL SUR, como dijera Basadre.
( Eddy Romero )
Norteamérica
En 1776 las trece colonias americanas de Inglaterra proclaman su independencia, crean una constitución y se gobiernan por una república. Es el primer país liberal del mundo.
La sociedad que se crea es plenamente capitalista, pero la del norte es industrial y con agricultura familiar de policultivo, mientras que en el sur la economía es agrícola, en la que predomina el monocultivo de plantación, sobre todo de productos tropicales como la caña de azúcar o el algodón. Estos dos modelos son profundamente diferentes. El norte apuesta por un modelo de proletariado industrial, mientras que el sur prefiere un modo de producción esclavista. A la larga estas dos maneras de entender la economía se enfrentarán en la guerra de Secesión de 1861-1865.

El crecimiento económico del nuevo país es espectacular. Apenas hay trabas para el desarrollo del capitalismo, ya que la influencia de los gremios es inexistente. La continua llegada de inmigrantes favorece el crecimiento, y el desarrollo impulsa la llegada de inmigrantes de todo el mundo. Esta presión demográfica empuja a los más osados a conquistar las tierras de la frontera en el oeste. Para favorecer este avance, EE UU compra Luisiana en 1803 y Florida en 1819, y entra en guerra con México por los territorios desde Texas a California. En 1845 México pierde Texas, la guerra se desarrolla entre 1846 y 1848, en 1850 pierde California, y en 1853 una franja por el sur, desde Texas a California, por donde transcurrirá la línea férrea. Arizona y Nuevo México se anexionan en 1912.

En 1846 obtiene de Inglaterra el territorio de Oregón, todo el cuadrante noroccidental, que irá ocupando en lo que queda de siglo. Para consolidar la conquista hubo que librar una serie de guerras indias contra la población natural del territorio. El correo, el tren y el canal de Panamá dieron cohesión al país, que logró formar un mercado nacional. En 1867 compra Alaska a Rusia. En 1898 entra en guerra con España y conquista Cuba y Puerto Rico en el Caribe y Filipinas en el Pacífico. En 1952 se anexiona Hawai.

Por lo que a Canadá respecta, la población de Quebec no se sumó a la insurrección que llevó a EE UU a la independencia. De este modo quedó bajo soberanía británica. En 1867 se formó el Dominio de Canadá, con sus propias instituciones, a las que se unieron los territorios del oeste, que sólo tuvieron que conquistárselo a los indios.

La política expansionista de los EE UU les lleva a intervenir en la independencia americana, reconociendo la emancipación de los nuevos países. En 1823 James Monroe expone su teoría sobre la política exterior. La doctrina Monroe se resumen en la frase «América para los americanos». Monroe entiende por americanos los americanos del norte, es decir blancos, sajones y protestantes. Estos eran los pioneros llegados de Europa en nombre de la Libertad, y habían establecido el mejor de los regímenes posibles, habían encontrado el paraíso perdido y, por tanto, tenían el derecho y la obligación de establecer y ampliar cada vez más su frontera, sus principios, su organización y sus valores. Esta mística, entre religiosa y liberal, justificó el exterminio de los indios, la conquista del oeste, la guerra contra México, y la intervención en el proceso de independencia de la América española y portuguesa.