viernes, 20 de diciembre de 2013

El conquistador Francisco Pizarro y la Leyenda Negra.


PIZARRO O LA LEYENDA NEGRA DEL CONQUISTADOR

Eddy Walter Romero Meza*

La historia del Perú es un campo de batalla ideológico como toda historia nacional. Durante el siglo XX, hispanistas e indigenistas, discutieron ampliamente el significado de la conquista y la colonia. Mientras los primeros enfatizaban el valor civilizador de occidente, considerando lo pre-hispánico apenas como un sustrato primigenio de nuestra historia. Los indigenistas se autoerigieron como la autentica expresión americana, rechazando (moralmente) el legado cultural europeo que durante la colonia (y luego la república) desplazo a las raíces históricas de nuestro continente (1)

Es en este escenario que se definirá parte importante de la narrativa histórica que predominara en el imaginario social peruano. Siendo la posición indigenista, la que logre mayor difusión (y legitimidad) con los años. Esto gracias a los diversos movimientos sociales que cuestionaron el orden político criollo, así como su origen histórico-cultural.

Una etapa histórica, especialmente repudiada por los indigenistas, dado su carácter trágico, será la conquista española. Periodo concebido como el inicio de un “genocidio” sistemático contra los indígenas y el fin de nuestra grandeza histórico-cultural: el imperio incaico.

La figura que personificara este doloroso momento, será la del conquistador Francisco Pizarro; sobre el cual caerá todo el desprecio de un pueblo, que se siente despojado y desplazado por este hombre y sus descendientes, los grupos criollos.

Cabe resaltar, sin embargo, que contrario a la posición hoy casi dominante, hubo importantes posturas hispanistas, tales como la del historiador Raúl Porras Barrenechea, que presentaron al conquistador Francisco Pizarro como personaje heroico, fundador de ciudades, estadista, occidentalizador y padre del mestizaje peruano.

La conquista española en América ha sido objeto de múltiples discusiones. Los hispanistas presentaron a Pizarro como personaje valeroso, inteligente y esforzado, mientras los defensores del mundo andino, lo califican de sanguinario, codicioso y mentiroso. Esta última postura, por su carácter “nacionalista”, ha primado en el imaginario colectivo peruano.

Desde hace muchas décadas, un maniqueísmo torpe se ha formado en torno a la conquista: “europeos malos” e “indios buenos”. Donde, si bien es innegable los crueles hechos de sangre que supuso la invasión española, son igualmente ciertas las contradicciones del mundo andino y las cruentas guerras que atravesó (la última de ellas entre Atahualpa y Huáscar).  Este maniqueísmo expresa claramente la oscilación peruana entre la “leyenda blanca” del Tahuantinsuyo y la “leyenda negra” de lo hispánico, asunto especialmente vigente en la enseñanza escolar. No resulta extraño así que toda la animadversión contra lo español, se dirija especialmente a Francisco Pizarro, la figura sobresaliente en esta compleja etapa.

Leer el artículo completo en: El conquistador Francisco Pizarro y la Leyenda Negra. Hispanic American Historical Review.